Rate this post

Los confines del Sistema Solar constituyen un lugar extraño y misterioso. Más allá de la órbita de Neptuno, donde hace frío y oscuridad, un enjambre de objetos helados forma el llamado Cinturón de Kuiper y orbita alrededor del Sol. El cinturón de Kuiper es un anillo de cuerpos helados situado fuera de la órbita de Neptuno. Plutón es el elemento más famoso del cinturón de Kuiper.

Debido a que este lugar es tan oscuro y lejano, es difícil para los astrónomos conocer que hay exactamente ahí fuera. Sin embargo, un rastreo de más de seis años de esta región tan remota ha revelado un gran resultado. Usando datos del Dark Energy Survey, una colaboración científica que investiga la expansión del Universo, los astrónomos identificaron 815 objetos transneptunianos (TNO), de los cuales 461 son descubiertos recientemente.

De los 461 objetos descritos por primera vez en el nuevo documento, se destacan algunos. Nueve se conocen como objetos transneptunianos extremos, que tienen órbitas que oscilan al menos 150 UA del sol. Cuatro de ellos son extremadamente extremos, con distancias orbitales de 230 UA (Recordemos que una unidad astronómica es la distancia desde la Tierra hasta el sol, unos 149,6 millones de kilómetros).

A estas distancias, los objetos apenas se ven afectados por la gravedad de Neptuno, pero sus extrañas órbitas sugieren una influencia desde fuera del sistema solar. Algunos piensan que la influencia podría ser un planeta aún no descubierto, apodado Planeta Nueve. El Planeta Nueve es el nombre provisional dado a un hipotético planeta helado de gran tamaño que podría existir en el sistema solar exterior, a partir del estudio publicado el 20 de enero de 2016 en el Astronomical Journal por los astrónomos Michael E. Brown y Konstantin Batygin.

Ya se conocían cerca de 3.000, por lo que esta cifra aumenta con este estudio, ayudando a comprender mejor cómo se formó el Sistema Solar y tal vez incluso a buscar el escurridizo Planeta Nueve. Los investigadores también encontraron cuatro nuevos troyanos Neptuno. Los troyanos son cuerpos que comparten las órbitas de un planeta o luna. En este caso, los objetos comparten la órbita de Neptuno alrededor del sol. También observaron el cometa Bernardinelli-Bernstein, que puede tener hasta 160 km de ancho, procedente de la nube de Oort, otra capa de objetos helados aún más distante que el Cinturón de Kuiper.

El Dark Energy Survey no se propuso buscar TNO. El objetivo era estudiar una gama de objetos y fenómenos como supernovas y cúmulos de galaxias para tratar de calcular la aceleración de la expansión del Universo, que se cree que está influenciado por la energía oscura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *